Días de relax en el hotel

Hoy, los últimos vientos del Norte acaban de dejarnos y la atmósfera está más limpia. Ido el cierzo, todo en la limpia atmósfera del 26labrador tranquiliza con una envoltura de silencio, calma y bienestar.

La antigua casa rural de cimientos mil milenarios, asomada a un patio de cien metros cuadrados al que enmarca, con balcones de forja, anchas paredes de adobe y piedra de sillería, enmarcadas ventanas en el azul cobalto del cielo, recibe a nuestros últimos visitantes que llegan con encanto y se van más que satisfechos.

Acogedor edificio  en su sencillez. Amabilidad constante en los propietarios. Calidez en su interior, sus tapicerías.

La colección que decora el interior del 26labrador.es en sus 26 luminosas vitrinas la forma un ejército de personajes salidos de la llamada Bande Dessinée franco belga que es gran motivo de distracción y entretenimiento.

Un jardín con especies centenarias y rosales silvestres, ciclamores, boj, yucas ahora casi en flor, magnolias y tuyas abraza la casona y esconde un amplio y discreto cenador tapizado de hiedra, a cubierto de viento y calor.